jueves, 18 de febrero de 2016

Letreando #2

Hola!!! Aquí está la continuación de la nueva sección del blog!!! 
Antes que nada quiero decir GRACIAS a todas las personas que se sumaron y compartieron la iniciativa!! No se pongan mal si no los elegí, sigan con ésta iniciativa, la idea es practicar y divertirnos!!
También quiero recordarles que para mayor comodidad está en Wattpad y Facebook:


Las continuaciones que recibí me ENCANTARON todas, fue muuuuuy difícil decidir, MUY. 
La elegida es la de Olga:
"Cuando se dio cuenta estaba un poco mareada. Sintió de repente una bola de comida que quería salir. Tragó saliva, intentó reprimirla, pero aun así ese postre insistía. Concéntrate… se dijo entonces. Mira hacia adelante. Hacia la carretera. Vamos… se convencía. Se te va a pasar… Se te va a pasar… Pero nada. Era inútil. Seguía con esa sensación.

-¿Estás bien? –dijo entonces su padre-. Si quieres que pare, avísame con tiempo, ¿eh?
A lo que ella levanto un párpado, y le vio mirando inquieto por el retrovisor. 
-¿Paro? ¿O no paro? –insistió-. ¡Me tienes que avisar con un poco de tiempo! 
Y no tuvo que parar. Al final llegaron a casa con el estómago controlado. Todavía mareada, sí, pero sin vomitar. 
-Voy a mi cuarto –dijo blanca como el papel de fumar.
Luego subió las escaleras, se tumbó en la cama y recuperó la cámara. Necesitaba volver a ver eso que… que fuera lo que fuese… su cámara logró captar."

"Prendió la cámara y un cartel que rezaba "Sin batería" le hizo suspirar. Encendió la computadora y mientras lo hacía intentó quitar la memoria de la cámara. Pero un nudo se formó en su garganta al ver de que ésta no estaba. Desesperada fue a su bolso, miró en todos y cada uno de los bolsillos... y no estaba. 
- ¡¡¡Hija!!! ¡A comer! - llamó su madre.
Ella respiró hondo, y se fue a la cocina, donde les preguntó si habían visto la memoria. Ambos negaron, dijeron que se tranquilizara que ya iba a aparecer. Intentó hacerlo, por fuera parecía tranquila, pero por dentro miles de pensamientos y suposiciones la atormentaban. No solo por la pérdida de las imágenes de ese viaje, si no que también por eso que le había parecido ver..."

Tienen hasta el 2/3/16 Para enviar sus continuaciones SOLO POR ESTA ENTRADA, WATTPAD O FACEBOOK

Los espero!!!!

Besos

Flor

3 comentarios:

  1. “Una memoria de la cámara no desaparece . No desaparece y ya volverá a aparecer. ¿Cómo va a volver a aparecer?”, pensaba ella removiendo la comida del plato. “ En todo caso, ¡ya me la devolverán! Porque la memoria de la cámara, me la han robado. La memoria de la cámara estaba ahí. Cuando hacía las fotos estaba ahí. Porque si no, no me deja hacer las fotos.”
    -Cariño, ¿aún estás con lo de la cámara? –le espeta su madre-. Vale ya, ¿no?
    -Es que no lo entiendo –soltó ella los cubiertos-. La memoria, no puede haber desaparecido. ¿Qué no lo veis? La cámara no deja hacer fotos sin memoria. ¡Y he hecho mil fotos!
    -Ay, hija –dijo entonces su madre con los ojos en blanco-. Pues ¿sabes lo que te digo? Que sí. Que esta casa está llena de fantasmas. Que hay un montón. Y además, ¿sabes qué? que antes he visto a uno subir a tu habitación para robarte la memoria. Se llama Ambrosio y dice que le gusta tener fotos tuyas. Ala, ya tienes una explicación. ¿Comerás ahora?
    -Ambrosio a mí, me cae bien –añadió su padre con tono burlón.
    Y ella cerró los ojos… y aguantó… y aguantó… por no mandarlos a la mierda.


    ResponderEliminar
  2. Durante el almuerzo, solo pudo pensar en su endemoniada memoria. ¿Dónde se la habían escondida? Ahora necesitaba la respuesta más que nunca, dado a su carácter persistente que tenía desde niñita.
    -Cariño, no te aflijas por lo de tu memoria. Tiene que estar en algún lado. Y de todas formas, seguro que las fotos que tomaste no eran muy importantes-dijo su madre. Ella ni le respondió ni miro.
    -No seas irrespetuosa, ¡y mírame a los ojos cuando te hablo!-exclamó molesta su madre.
    -A ver madre, dime que tie...- lo que observo la dejó muda. Los ojos de su madre... vibraban y tenían un color más bien argentino. Eso no era normal definitivamente. Miro a su padre. Tenía las mismas características. Ya se estaba asustando.
    -Dame la memoria-dijo su madre con una voz áspera.
    -¿Que? ¿Yo?-respondió ella algo anonada-. Papa...
    -¡Qué me des la maldita memoria cría insolente o te arrancaré dedo por dedo hasta que sufras nunca como antes!-gritó su madre con una voz que no era la suya, levantándose de su silla.
    Okey, ya se había asustado. ¿Qué le pasaba a la loca de su madre? Siempre habían
    tenido una buena relación y nunca la había amenazado de esa forma. Sin embargo, decidió contestarle:
    -¿Qué rayos pasa contigo? ¡Estoy diciendo desde que llegue que la maldita memoria no está!
    Pero su madre se la quedó mirando fijamente, mientras su padre seguía en la luna. Un hililllo de saliva recorría su mandíbula.
    De repente, su madre hizo un grito gutural mientras doblaba la cabeza hacia atrás y se
    lanzó a su hija. Esta no tuvo ni tiempo de reaccionar. Su madre la tumbo al piso, ahorcandola con ambas manos con una fuerza que nunca había conocido de su madre.
    -¡Pap...!-intento decir inuntilmente, solo un suspiro había salido de su boca. Se estaba asfixiando. La estaban asfixiando mejor dicho. Su visión empezó a volverse borrosa...Y lo último que pudo ver fue a un hombre muy musculoso vestido con una túnica toda roja, y una máscara en forma de dragón que le cubría el ojo derecho.
    Su madre la soltó, y se dirigió hacia este desconocido... Y todo se volvió negro.

    ResponderEliminar